Bioética en el cine


El Séptimo Arte ha sido una de las últimas disciplinas en alcanzar esta consideración, pero dada su proximidad a otras como la literatura o la fotografía, tiene una capacidad innata de comunicación y expresi-vidad que cuando se emplean adecuadamente lo convierten en un poderoso medio para la reflexión, e incluso para el intento de cambio social, moral…

En este apartado que desde AEBI se dedica al cine, a La Vida Humana a Través del Cine, tratamos de mostrar los distintos aspectos a los que se puede enfrentar la bioética desde la cercanía que transmite este medio, mediante delicada selección de películas debidamente analizadas y comentadas.
 

Otra Ronda

Cine desde el espectador 
Gloria Mª Tomás y Garrido 
Catedrática Honoraria de Bioética. UCAM. Murcia.


   

SINOPSIS OFICIAL

Existe la teoría de que deberíamos nacer con una pequeña cantidad de alcohol en nuestra sangre, y que una ligera embriaguez abre nuestras mentes al mundo que nos rodea, disminuyendo nuestros problemas y aumentando nuestra creatividad. Animados por esa teoría, Martin y tres de sus amigos, todos cansados profesores de secundaria, se embarcan en un experimento para mantener un nivel constante de intoxicación etílica a lo largo de su jornada laboral. Si Churchill ganó la II Guerra Mundial aturdido por el alcohol, ¿quién sabe lo que unos pocos tragos podrían hacer por ellos y sus alumnos?

La película que vamos a comentar ha recibido los siguientes premios:

2020: Premios Oscar: Mejor película internacional

2020: Globos de Oro: Nominada a mejor película de habla no inglesa

2020: Premios BAFTA: Mejor película de habla no inglesa. 4 nominaciones

2020: 4 Premios del Cine Europeo: Mejor película, dirección, actor (Mikkelsen), guion

2020: Festival de San Sebastián: Mejor actor y Premio Feroz de la crítica

2020: Critics Choice Awards: Nominada a mejor película de habla no inglesa

2020: Premios César: Mejor película extranjera

2020: Asociación de Críticos de Chicago: Mejor película extranjera

2020: Satellite Awards: Nominada a mejor película de habla no inglesa


 El título original, ‘Druk’, en la traducción del danés significa “consumo excesivo de alcohol”, tanto en su distribución internacional como en la española han optado por una idea mucho más luminosa y festiva, ‘Another Round’/’Otra ronda’. El nuevo título define las inesperadas oportunidades que puede ofrecer la vida, mostrándonos el anverso y el reverso de las huellas que deja el alcohol entre unos amigos, todos profesores. Un relato donde el papel de la mujer es anodino y quién sabe si la fuerza femenina hubiera superado al poder etílico.

Son personas maduras, a las que les puede una cierta sensación de mediocridad y recurren al consumo de alcohol, quizás con la esperanza de que se provoque en sus vidas las mismas consecuencias que tuvieron en Churchill (1874-1965), Hemingway (1899-1961) y el héroe de la guerra civil estadounidense Ulises Grant (Presidente de EEUU de 1869 a 1877). El inicio de estas rondas comienza cuando uno de los profesores pregunta a los alumnos que saben acerca de los líderes que triunfaron bebiendo. Nadie responde; tampoco hay comentarios acerca de si hubo otros personajes que triunfaron por lo contrario. En concreto se refiere el profesor a Hitler, abstemio, amante de niños y animales, y propulsor del Holocausto, con las brutales limpias raciales tan conocidas. El hecho es que a partir de estas respuestas del alumnado y dado su estado anímico, no sólo un profesor sino los cuatro protagonistas se deciden por el alcohol, en dosis que van en aumento, planteando al espectador si su finalidad es aliviar, olvidar, sobrevivir o mejorar su situación personal. Veremos a lo largo de la película que el alcohol termina siendo un veneno para sus espíritus.

Resulta interesante en el relato como el director, Vinterberg se mete de lleno en la crisis de estos profesores de instituto adormecidos por su propia indolencia. Ni sus hijos, ni sus alumnos ni sus mujeres los respetan; se han convertido en un destilado mediocre de lo que una vez aspiraron a ser. El protagonista principal, Martin, es consciente de que se han roto sus horizontes profesionales, que se aburre casi con todo, que se deja llevar por la inercia, que languidece. Es una tela de araña que también enreda el círculo de sus colegas amigos. En ese abúlico ambiente, su compañero Nicolaj, apoyándose en la teorías del psiquiatra noruego Finn Skårderud (aunque este médico psiquiatra ha desmentido ser el autor de la teoría), le cuenta como el ser humano nace con un déficit de alcohol en sangre del 0,05%; debido a esta carencia, el estado óptimo de cualquier persona se consigue cuando se compensa esa falta con un ligero achispamiento sostenido durante toda la jornada laboral. Y así ocurre en los comienzos de este ir bebiendo unas veces a las claras, otras a las oscuras. Surge en cada uno de estos cuatro profesores mayor confianza en sí mismos, iniciativas en sus clases y también en el ambiente familiar. La vida plana se supera con rondas etílicas.

 

 


Puñales por la espalda

OTRA RONDA

DIRECTOR: Thomas Vinterberg 

INTÉRPRETES: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Lars Ranthe, Magnus Millang

ESTRENO: 2020

NACIONALIDAD: Dinamarca, Holanda, Suecia

 

Pero no es fácil el equilibrio y he aquí un punto importante de la película pues Vinterberg armoniza sabiamente y sin caer en moralinas, que la vida sonríe con una copita o con un lingotazo y también es traicioneramente dramática cuando desorienta y obnubila lo real. EL alcohol para lo bueno y para lo malo, un experimento peligroso y atractivo a un tiempo. El relato no juzga sino que alterna lo divertido y lo oscuro aportando que el alcohol tan solo amplifica los anhelos, tristezas o angustias que ya existen en nuestro interior, por ello en cada personaje representa cierto momento vital, y en cada uno de ellos tiene un efecto diferente. También contribuye maravillosamente a crear el climax la música. Cuando se llevaba cuatro días de metraje, Ida, hija del director, moría en un accidente de tráfico con diecinueve años. Iba a participar en el film como la hija de Mikkelsen, tan solo ha quedado una dedicatoria y una sensación difícil de definir que convierte el largometraje en un manifiesto lleno de sentimiento y tristeza que busca ser asimilada, para aprender a bailar junto a ella. Así aparecen las cabriolas danzantes de Martín en unos prodigiosos planos finales, parece un exorcismo por y para Ida, un momento que rivalizará al videoclip ‘Weapon of Choice’ (2001) con Christopher Walken como uno de los momentos de catarsis más indescriptibles que ha acometido un actor danzando. No puede describirse, ha que verlo. De hecho, en la única entrevista que concedió el director sobre la muerte de su hija comentó que la película adquirió una nueva dimensión, pues ya no iba a tratar solo sobre la bebida, sino que tenía que tratar de que los personajes volvieran a la vida. Al salir de la proyección hay en el corazón sabor a una fiesta inaudita que es un antídoto contra crisis de la mediana edad, un manifiesto ebrio de existencialismo vitalista que celebra la amistad y el dolor. Una borrachera de melancolía. Un bálsamo para la tragedia. Un alcohol para heridas. Un abrazo de despedida con sonrisas y tristezas en la reunión con viejos amigos en un funeral. Resulta todo un acierto ambientar la trama en el mundo de la educación, porque los jóvenes alumnos, con sus botellones y diversiones fiesteras, están a punto de convertirse en la nueva generación de consumidores de alcohol en exceso. Pero además sirve para poner en valor los talentos como docentes de los cuatro profesores, que son buenos en sus diferentes disciplinas, y que tienen un deseo sincero de sacar lo mejor de cada estudiante; porque, aunque sea un espejismo cuya duración no es fácil de vaticinar, lo cierto es que por un momento, estimulados por la bebida, son capaces de reverdecer los laureles de antaño y poner pasión en su tarea, provocando incluso entusiasmo entre sus alumnos. La narración tiene un ritmo impecable, particularmente en el recital de matices de Martin, tanto en su vida familiar, en el alejamiento de su mujer Anika, con los amigos y en las aulas. Formalmente la película es una maravilla. Un acierto el Oscar. Siendo el cuarto que recibe una película danesa.

Gloria Mª Tomás

Granada, VI/21

AMIGOS DE AEBI
youtube AEBI
Portada Bioetica105

Bioética en el cine
La vida humana a
través del cine [+info]

[Otra Ronda]

Informes Acre
Buscar
Política de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtengas la mejor experiencia en nuestro sitio web. Más información en Política de cookies.

Síguenos en
TwitterFacebookyoutube